Loading...
Escuela bosque 2018-05-17T13:55:32+00:00

Escuela bosque. Un programa para la vida.

La dirección del Centro educacional La Fortuna.

Planeta Rica, en la región de Córdoba, Colombia.

Vote For Us
View All Finalist

La dirección del Centro educacional La Fortuna vio una oportunidad de ayudar a los esfuerzos de los lugareños a mejorar la producción local de alimentos y el uso del agua.

El Proyecto tiene dos objetivos principales. El primero es capacitar a la comunidad para producir sus propios alimentos a lo largo del año, garantizando así una dieta saludable para todos sus miembros. El segundo es crear conciencia medioambiental, particularmente en la conservación del agua. Para ello, la Escuela Bosque ha organizado talleres para enseñar a estudiantes y familias, técnicas de agricultura sostenible, producción de fertilizantes y administración de recursos acuíferos, teniendo en cuenta el objetivo de desarrollo sostenible. Después de hacer los talleres y otras actividades recreativas para fortalecer la educación medioambiental los participantes han plantado diversos tipos de alimentos locales y han limpiado las fuentes de recursos acuíferos.

Impacto

Hasta la fecha, los participantes han cultivado 12 variedades de vegetales en los jardines de La Fortuna. Aunque los talleres son principalmente para niños, muchas familias han reproducido la experiencia en casa, produciendo sus propios alimentos y vendiendo el excedente para ayudar a la economía doméstica.  La calidad del agua ha mejorado enormemente en la reserva de “El Pital”, que ahora se usa como lugar de enseñanza para elevar la conciencia del resto de la comunidad sobre la conservación del agua.

 Qué es lo siguiente que van a hacer

Este programa de emprendedores se puede llevar a cabo también en otras instituciones educacionales por todo el país, y más allá. La dirección del Centro educacional La Fortuna espera también poder añadir nuevas actividades en programas ya existentes.

En síntesis

El Proyecto tiene dos objetivos principales. El primero es capacitar a la comunidad para producir sus propios alimentos a lo largo del año, garantizando así una dieta saludable para todos sus miembros. El segundo es crear conciencia medioambiental, particularmente en la conservación del agua.